viernes, 13 de febrero de 2009

Despierto XVIII



Sueño despierto en el Metro. Mientras, observo como sus pollas dobladas y recién planchadas se mecen flácidas al ritmo de la máquina.
¿Cuáles serán sus estaciones de destino?

2 comentarios:

Lara dijo...

A veces me gustaría pensar que todos tenemos una estación de destino. Pero sólo a veces.

Muaks grandote

Lara tiene alas

Lidia dijo...

Siempre que su estación de destino la saque de su adormecimiento vital, será estación positiva, cuando no, esa flaccidez se apoderará de sus huellas, y todo carecerá de profundidad y de vida.

Un beso.