lunes, 23 de febrero de 2009

Despierto XXIII



A veces todo es tan poco que es menos que nada. O todo.

2 comentarios:

Nemes dijo...

Madre mía, dos frases en las que perderse... Y por si fuera poco una imagen en la que se cuestiona una de las leyes de la Gestalt...
Anda que no es poco

un abrazo muy fuerte

Anónimo dijo...

¿Uno para todos? y todo para nada.