sábado, 24 de enero de 2009

Despierto VIII


Del trepidante tránsito de las suelas y de su pulir silencioso.

3 comentarios:

Ilusoluis dijo...

....nacen nuevos suelos que pisar/ limpios, bruñidos y por estrenar/ pisadas sin eco estridente y doloroso

Nemes dijo...

Písame y víveme,
clava tus huellas en mi piel
dejando heridas
que cicatrizan hoy,
para que pueda recordarte
cuando empiece a olvidarme

lidia dijo...

Nuestras suelas a veces pisan ausentes, y en su barrido escuecen bruma, polvo y demás enseres...pero para sobrevivir...hay que seguir caminando.

Un beso.